+56 41213 6008

  • SAR Abogados

    Málaga N°115, of. 1202,   

Las Condes, Santiago

  • Facebook SAR

/SARabogados

CONTÁCTANOS AHORA

Sitios de interés

Conservador Bienes Raíces Santiago
Servicio de Impuestos Internos
Biblioteca del Congreso Nacional
Comisión para el Mercado Financiero
Poder Judicial
Registro Civil
INAPI
Dirección del Trabajo
Diario Oficial
Servicio Nacional del Consumidor
Mostrar más

Compliance o Cumplimiento Normativo

April 20, 2018

 

El Compliance o cumplimiento normativo tiene por objeto que las empresas respeten las regulaciones propias de su actividad comercial y, en términos generales, sigan tres principios rectores:

  1. Actuar de forma honesta, imparcial y profesional, en el mejor interés de sus clientes;

  2. Proporcionar información imparcial, clara y no engañosa a sus clientes, y

  3. Prestar servicios y ofrecer productos teniendo en cuenta las circunstancias personales de los clientes.

¿Qué empresas deberían preocuparse del Compliance?

Toda actividad económica está inserta en un ordenamiento jurídico que muchas veces se da por sentado, sin tener en cuenta que cada transacción o actuación significa un acto jurídico que genera derechos y obligaciones entre las partes, y que, al estar inserta en un mercado, deben realizarse no sólo cumpliendo las leyes y reglamentos propias de su actividad, sino que también las normas de aplicación general.

Si bien existen varias actividades económicas especialmente reguladas, como bancos, compañías de seguros, instituciones financieras, medios de pago, farmacéuticas, agropecuarias, entre otras; todas se desarrollan en el marco de una normativa general que comprende al menos las siguientes áreas básicas que se encuentran reguladas por ordenamientos de aplicación común:

  1. Prevención de delitos: En Chile, el Compliance adquirió gran importancia luego de la ley 20.393 que establece la responsabilidad penal de las personas jurídicas en los delitos de lavados de activos, financiamiento del terrorismo y delitos de cohecho.

  2. Protección de datos: Producto de la gran expansión del comercio electrónico, se ha hecho necesario aumentar los estándares legales de protección de datos personales de los consumidores. La información ha adquirido no sólo un valor netamente funcional, sino que ha colaborado a la creación de valor dentro de las empresas, con lo que se ha hecho necesario velar por el cuidado de los datos de personas en este nuevo tráfico de información, aumentando por ello el nivel de exigencias legales al respecto.

  3. Propiedad intelectual: Con el objeto de fomentar e incentivar la creatividad, se han protegido a nivel mundial las invenciones, las creaciones del intelecto y las identificaciones de productos, servicios y establecimientos, a través de patentes, derechos de autor y marcas comerciales, respectivamente. Toda empresa puede resguardar sus creaciones, y a su vez, tiene el deber de realizar la diligencia debida en el uso de creaciones cuya utilización requiere la concesión de licencias.

  4. Libre competencia y Competencia leal: las prestaciones de servicios y las ofertas de productos están insertas en un mercado en el que existe competencia. En Chile la Constitución garantiza la libertad para realizar cualquier actividad económica lícita; al respecto el Decreto Ley 211 y la ley 20.169 establecen el marco jurídico que defiende la libre competencia y sancionan los actos de competencia desleal. Toda empresa debe seguir estas regulaciones, de forma que no se realicen actos que impidan, restrinjan o entorpezcan la libre competencia ni induzcan a error o engaño a los consumidores.

  5. Protección al consumidor: La ley 19.496 tiene por objeto proteger a quienes adquieran, utilicen o disfruten bienes o servicios como destinatarios finales. Esta regulación afecta a todo proveedor de bienes o servicios, es decir, quienes habitualmente produzcan, distribuyan, fabriquen, importen, construyan o comercialicen bienes o presten servicios a consumidores, a cambio de un precio o tarifa.

Toda empresa deberá respetar estas y otras regulaciones de carácter general, y para ello se deben establecer políticas internas de cumplimiento normativo, de forma que no se comprometa su buen funcionamiento, se agregue mayor valor a sus productos y servicios, y se aumente el nivel de satisfacción de los consumidores.

 

Nuestro estudio jurídico está plenamente capacitado para asesorarlo en las regulaciones generales y específicas de su actividad económica, elaborar manuales y políticas de cumplimiento normativo, guiarlo en su implementación, capacitar a su personal y, en general, resolver sus necesidades.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags